Roma sin papa. Es Bergoglio. No Pedro

Cari amici di Duc in altum, dal sito fsspx.news la versione spagnola del mio articolo Roma senza papa.

***

Con mucho gusto publicamos, con permiso del autor, las siguientes reflexiones. Destacan juiciosamente el hecho de que Francisco, a pesar del flujo de actividades a las que se dedica, renuncia -en la práctica- a su cargo de “Vicario de Cristo” y “Pastor Universal”. Es por la justeza de esta simple observación, y no en vista de una conclusión teológica y canónica que negaría a Francisco el título de Papa, que la presentamos.

El uso de su apellido para designar al Papa es de uso común en italiano (Papa Pacelli, Papa Montini…), y no significa una negativa a reconocer su pontificado, aunque -como muestra el autor- el propio Papa renuncie a las obligaciones de su cargo: “fortaleced a vuestros hermanos en la fe”, obligación a la que Nuestro Señor ha precedido con la condición “una vez convertido”. En efecto, es por esta conversión que la oración por el Papa es hoy más necesaria que nunca: Dominus conservet eum… et non tradat eum in animam inimicorum ejus; que Dios lo guarde y no lo abandone al poder de sus enemigos.

Aldo Maria Valli es uno de los vaticanistas más conocidos de Italia. Pero en este texto, más que en ningún otro lugar, se expresa ante todo el alma cristiana de un verdadero hijo de la Iglesia.

*

Roma no tiene Papa. La tesis que pretendo sostener se puede resumir en estas palabras. Cuando digo Roma, no me refiero solo a la ciudad de la que el Papa es obispo. Cuando digo Roma, me refiero al mundo, me refiero a la realidad presente.El Papa, aunque físicamente presente, en realidad no está allí, porque no hace lo que debe hacer el Papa. Está allí, pero no cumple con su deber como sucesor de Pedro y vicario de Cristo. Está Jorge Mario Bergoglio; pero no Pedro.¿Quién es el Papa? Las definiciones, según se quiera resaltar el aspecto histórico, teológico o pastoral, pueden ser diferentes. Pero, esencialmente, el Papa es el sucesor de Pedro. ¿Y qué tareas le asignó Jesús al apóstol Pedro? Por un lado, “Apacienta mis ovejas” (Jn 21,17); por otra parte, “todo lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos” (Mt 16, 19).Esto es lo que debería hacer un Papa. Pero hoy no hay nadie que lleve a cabo esta tarea. “Y tú, una vez que te hayas convertido, fortalece a tus hermanos en la fe” (Lc 22, 32). Eso le dice Jesús a Pedro. Pero hoy Pedro no apacienta sus ovejas y no las fortalece en la fe. ¿Por qué? Alguien podría responder: Porque Bergoglio no habla de Dios, solo de inmigrantes, ecología, economía y cuestiones sociales. Pero esto no es así. En realidad, Bergoglio también habla de Dios, pero de toda su predicación surge un Dios que no es el Dios de la Biblia sino un Dios adulterado, un Dios, diría yo, debilitado, o mejor aún, adaptado. ¿Adaptado a qué? Al hombre y su exigencia de ser justificado aunque viva como si el pecado no existiese.

Bergoglio ciertamente ha colocado los temas sociales en el centro de su enseñanza y, con esporádicas excepciones, parece presa de las mismas obsesiones de la cultura dominada por lo políticamente correcto, pero creo que esta no es la razón profunda por la que Roma no tiene Papa. Incluso privilegiando las cuestiones sociales, es aún posible tener una perspectiva auténticamente cristiana y católica. Con Bergoglio, el problema es otro, a saber, que su perspectiva teológica está desviada. Y esto por una razón muy concreta: porque el Dios del que habla Bergoglio no es el que perdona, sino el que disculpa.

En Amoris Laetitia leemos: “La Iglesia debe acompañar con atención y cuidado al más débil de sus hijos”. Lo siento, pero no es así. La Iglesia debe convertir a los pecadores.

También en Amoris Laetitia leemos que “la Iglesia no deja de valorar los elementos constructivos en aquellas situaciones que aún no corresponden o ya no corresponden a su enseñanza sobre el matrimonio Lo siento, pero estas palabras son ambiguas. En situaciones que no corresponden a su enseñanza, también habrá “elementos constructivos” (¿pero en qué sentido?); sin embargo, la misión de la Iglesia no es dar validez a tales elementos, sino convertir las almas al amor divino, al que uno se adhiere observando los mandamientos.

En Amoris Laetitia también leemos que la conciencia de las personas “puede hacer más que reconocer que una situación dada no se corresponde objetivamente con las exigencias generales del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad lo que por el momento es la respuesta generosa que se le puede dar a Dios, y descubrir con cierta certeza moral que es lo que Dios mismo pide en medio de la complejidad concreta de los propios límites, aunque todavía no es plenamente el ideal objetivo”. Una vez más, ambigüedad. Primero: no hay una “propuesta general” del Evangelio, a la que uno pueda más o menos adherirse. Simplemente está el Evangelio con sus contenidos muy específicos; están los mandamientos con su fuerza. Segundo: Dios nunca – repito, nunca – puede pedirle a alguien que viva en pecado. Tercero: nadie puede pretender tener “una cierta certeza moral” acerca de lo que Dios mismo “exige en medio de la complejidad concreta de los propios límites”. Estas expresiones vagas tienen un solo un significado: legitimar el relativismo moral y burlarse de los mandamientos divinos.

Este Dios se ha comprometido más que nada a excusar al hombre de culpa, este Dios busca circunstancias atenuantes, este Dios se abstiene de mandar y prefiere comprender, este Dios “está cerca de nosotros como una madre que canta una canción de cuna”, este Dios no es juez sino que es “cercanía”, este Dios que habla de la “fragilidad” humana y no del pecado, este Dios empeñado en la lógica del “acompañamiento pastoral” es una caricatura del Dios de la Biblia. Porque Dios, el Dios de la Biblia, es todo paciente, pero no descuidado; es amoroso, pero no permisivo; es considerado, pero no complaciente. En una palabra, es un Padre en el sentido más pleno y auténtico del término.

La perspectiva asumida por Bergoglio parece ser, en cambio, la del mundo, que muchas veces no rechaza por completo la idea de Dios, pero rechaza las características de Dios que están menos en sintonía con la permisividad desenfrenada. El mundo no quiere un padre verdadero, amoroso en la medida en que es también crítico, sino que quiere un amigo, o mejor aún, un compañero de viaje que deja que las cosas pasen y dice: “¿Quién soy yo para juzgar?”

En otras ocasiones he escrito que con Bergoglio triunfa una  visión que trastoca la real: es la visión según la cual Dios no tiene derechos, sólo deberes. No tiene derecho a recibir una adoración digna de Él, ni a que no se burlen de Él, pero tiene el deber de perdonar. Por lo contrario, según esta visión, el hombre no tiene ningún deber, sino sólo derechos. Tiene derecho a ser perdonado pero no el deber de convertirse. Como si Dios tuviera el deber de perdonar y el hombre el derecho a ser perdonado.

Por eso Bergoglio, retratado como el Papa de la misericordia, me parece el Papa menos misericordioso que se pueda imaginar. De hecho, descuida la primera y fundamental forma de misericordia que le pertenece y sólo a él: predicar la ley divina y, al hacerlo, señalar a las criaturas humanas, desde lo alto de su suprema autoridad, el camino que conduce a salvación y vida eterna.

Si Bergoglio ha ideado un “dios” de este tipo – al que indico intencionalmente con minúsculas porque no es el Dios Uno y Trino al que adoramos – es porque para Bergoglio no hay culpa por la que el hombre deba pedir perdón, ni personal ni colectivo, ni original ni actual. Pero si no hay culpa, tampoco hay Redención, y sin la necesidad de la Redención, la Encarnación no tiene sentido, y mucho menos la obra salvífica de la única Arca de salvación que es la Santa Iglesia. Uno se pregunta si ese “dios” no es más bien el simia Dei – el mono de Dios – Satanás, que nos empuja hacia la condenación justo cuando niega que los pecados y vicios con los que nos tienta puedan matar nuestra alma y condenarnos a la pérdida eterna del Bien Supremo.

Por tanto, Roma no tiene papa. Pero mientras que en la novela distópica de Guido Morselli titulada Roma senza papa era físicamente así, desde que el papa ficticio se fue a vivir a Zagarolo, hoy Roma no tiene papa de una manera mucho más profunda y radical.

Ya puedo escuchar la objeción: ¿Pero cómo puedes decir que Roma no tiene Papa cuando Francisco está en todas partes? Está en la televisión y en los periódicos. Ha aparecido en la portada de TimeNewsweekRolling Stone e incluso en Forbes Vanity Fair. Está en sitios web y en innumerables libros. Ha sido entrevistado por todo el mundo, incluso por la Gazzetta dello sport. Quizás nunca antes un Papa ha estado tan presente y sido tan popular. Respondo: todo eso es cierto, pero es Bergoglio, no Pedro.

Ciertamente, al vicario de Cristo no le está prohibido ocuparse de las cosas del mundo, al contrario. La fe cristiana es una fe encarnada, y el Dios de los cristianos es Dios que se hace hombre, que se hace historia; así, el cristianismo huye de los excesos del espiritualismo. Pero una cosa es estar en el mundo y otra muy distinta ser como el mundo. Al hablar como habla el mundo y al razonar como razona el mundo, Bergoglio ha hecho que Pedro se evapore, poniéndose a sí mismo en primer plano.

Repito: el mundo, nuestro mundo nacido de la revolución de 1968, no quiere un verdadero padre. El mundo prefiere un compañero. La enseñanza de un padre, si es un verdadero padre, fatiga, porque señala el camino de la libertad en la responsabilidad. Es mucho más conveniente tener a alguien a tu lado que simplemente te haga compañía, sin indicar nada. Y esto es precisamente lo que hace Bergoglio: muestra un Dios que no es un padre, sino un compañero. No es casualidad que a la “iglesia en salida” de Bergoglio, como a todo el modernismo, le guste el verbo “acompañar”. Es una iglesia compañera de camino, que lo justifica todo (mediante un concepto distorsionado del discernimiento) y, al final, lo relativiza todo.

La prueba está en el éxito que Bergoglio recoge entre los lejanos, que se sienten confirmados en su distancia, mientras que los vecinos, desconcertados y perplejos, no se sienten nada confirmados en la fe.

Jesús es bastante explícito en este asunto. “Ay, cuando todos los hombres hablen bien de ti” (Lc 6, 26). “Bienaventurado eres cuando los hombres te odian y cuando te proscriben, te insultan y desprecian tu nombre como infame, por causa del Hijo del Hombre” (Lc 6, 22).

De vez en cuando surge el rumor de que Bergoglio también está pensando en dimitir, como Benedicto XVI. Creo que no tiene nada de esto en mente, pero el problema es otro. El problema es que Bergoglio se ha convertido, de hecho, en protagonista de un proceso de renuncia los deberes de Pedro.

Ya he escrito en otro lugar que Bergoglio se ha convertido ahora en el capellán de las Naciones Unidas y creo que esta elección es de una gravedad sin precedentes. Sin embargo, más grave aún que su adhesión a la agenda de la ONU y a lo políticamente correcto es que ha dejado de hablarnos del Dios de la Biblia y que el Dios en el centro de su predicación es un Dios que excusa, no un Dios que perdona.

La crisis de la figura paterna y la crisis del papado van de la mano. Así como el padre, rechazado y desmantelado, se transformó en un compañero genérico sin derecho a señalar el camino, de la misma manera el Papa dejó de ser portador e intérprete de la ley divina objetiva y prefirió convertirse en un simple compañero.

De esta manera, Pedro se evaporó justo cuando más lo necesitábamos para mostrarnos a Dios como un Padre integral: un Padre amoroso, no porque sea neutral, sino porque juzga; un Padre misericordioso, no porque sea permisivo, sino porque está comprometido en mostrarnos el camino hacia el verdadero bien; un Padre compasivo, no porque sea relativista, sino porque está ansioso por mostrar el camino de la salvación.

Observo que el protagonismo al que se entrega el ego bergogliano no es una novedad, sino que se remonta en gran parte al nuevo enfoque conciliar, antropocéntrico, a partir del cual papas, obispos y clérigos se prefieren a sí mismos antes que su ministerio sagrado, la voluntad propia antes que la de la Iglesia, las propias opiniones antes que la ortodoxia católica, y las propias extravagancias litúrgicas antes que la sacralidad del rito.

Esta personalización del papado se ha hecho explícita desde que el Vicario de Cristo, queriendo presentarse como “uno como nosotros”, renunció al uso del plural de humildad con el que demostraba que hablaba no a título personal, sino junto con todos sus predecesores y el mismo Espíritu Santo. Pensemos en ello: ese “Nosotros” sagrado que hizo temblar a Pío IX al proclamar el dogma de la Inmaculada Concepción así como a San Pío X al condenar el Modernismo, nunca podría haber sido utilizado para apoyar el culto idólatra de la Pachamama, ni para formular las ambigüedades de Amoris Laetitia o el indiferentismo de Fratelli Tutti.

En cuanto al proceso de personalización del papado (al que el advenimiento y desarrollo de los medios de comunicación dio una importante contribución), debemos recordar que hubo una época en la que, al menos hasta Pío XII inclusive, a los files no les importaba mucho quien era el Papa, porque en todo caso sabían que quienquiera que fuera siempre enseñaría la misma doctrina y condenaría los mismos errores. Al aplaudir al Papa, aplaudían no tanto al que estaba en el santo trono en ese momento, sino al papado, la realeza sagrada del Vicario de Cristo, la voz del Pastor Supremo, Jesucristo.

Bergoglio, a quien no le gusta presentarse como el sucesor del Príncipe de los Apóstoles, y que ha puesto en segundo plano el título de “Vicario de Cristo” en el Anuario Pontificio, se aparta implícitamente de la autoridad que Nuestro Señor le ha conferido a Pedro y a sus sucesores. Y esta no es una mera cuestión canónica. Es una realidad cuyas consecuencias son muy graves para el papado.

¿Cuándo volverá Pedro? ¿Cuánto tiempo permanecerá Roma sin un Papa? Es inútil preguntar. Los designios de Dios son misteriosos. Solo podemos orar al Padre celestial, diciendo: “Hágase tu voluntad, no la nuestra. Y ten piedad de nosotros, pecadores”.

Artículo original en italiano : Roma senza papa. C’è Bergoglio. Non c’è Pietro.

***

Cari amici di Duc in altum, vi ricordo che è disponibile il libro L’altro Vaticano II. Voci da un Concilio che non vuole finire (Chorabooks 2021), un modo alternativo e controcorrente di guardare al Concilio Vaticano II, tema imprescindibile se si vuole affrontare la questione della crisi della Chiesa e della fede stessa.

Con contributi di Enrico Maria Radaelli, padre Serafino Maria Lanzetta, padre Giovanni Cavalcoli, Fabio Scaffardi, Alessandro Martinetti, Roberto de Mattei, cardinale Joseph Zen Ze-kiun, Eric Sammons, monsignor Carlo Maria Viganò, monsignor Guido Pozzo, Giovanni Formicola, don Alberto Strumia, monsignor Athanasius Schneider, Aldo Maria Valli.

 

I miei ultimi libri